La libertad de expresión

A raíz de la polémica acerca de la prohibición de estrenar la obra de Pepe Rubianes, Lorca eran todos, el director del teatro, Mario Gas, donde debía estrenarse se ha pronunciado.

Dejando de lado que es una vergüenza que se censure una obra de teatro, te guste o no quien la dirige, o acaso le prohiben las manifestaciones al personajillo Sainz de Inestrillas?, las palabras del director del Teatro Español de Madrid me han causado un pequeño shock.

También es verdad que libertad de expresión no significa que valga todo; los límites están en la autorresponsabilidad personal.

Es decir, ¿la libertad de expresión no significa que no se nos puede censurar por decir lo que pensamos, o lo que queramos, sino que nos tenemos que auto-censurar? Apañados vamos si gente teóricamente intelectual, se supone que un director de teatro es una persona culta y leída, piensa de esta manera, no me extraña que nos vaya como nos va.

Pues amigos, la libertad de expresión está en peligro y eso sí nos afecta a todos, y la piscina de P.J. (Pedro J) no es un acto de libertad de expresión. Como se mueven los PPeros y la gente de centro-derecha (?) cuando la libertad de expresión es la de un adinerado director de un periódico conspiranoico que se pasa la ley de costas por el forro de los cojones, y como se mueven (amenazan, prohiben, …) cuando una persona con opiniones distintas no puede estrenar una obra de teatro. ¿Y estos se llaman los baluartes de las libertades? Dottore, ¿cuándo cogemos el cayuco?

2 Comentarios to “La libertad de expresión”

  1. Dottore Sandro dice:

    Pronto, muy pronto… me pido timonel, que lo de remar no me mola mucho ¿vale?

  2. Khriz dice:

    Yo me pido el del megáfono, como en Oxford contra Cambridge.