The virgin suicides y la historia de una ausencia

Interpretación de la película de Sofia Coppola con la teoría crítica feminista

La traducción exacta del inglés sería

6 Comentarios to “The virgin suicides y la historia de una ausencia”

  1. servomac dice:

    Me quito el sombrero ante tan trabajada y detallada crítica (o mejor dicho, explicación o enfoque) de esa magnifica película. ¿Realmente lo has escrito tu?

    Con la lectura del texto me ha entrado el gusanillo de volver a ‘videarla’ (para cuando una crítica de La Naranja Macánica? :D).

  2. madelman dice:

    Hola Toni,

    no l’he escrit jo, l’ha escrit una amiga meva. Si et dic la veritat encara no he vist la película (tot i que prometo fer-ho un dia d’aquests).

  3. Trip Fontaine dice:

    Eres brillante Marcelle.

  4. Prro Kminero dice:

    Tu crítica me ha parecido muy interesante y he apreciado diversos simbolismos de los que no me había dado cuenta durante el visionado. Sin embargo no he venido hasta aquí (de la cama al ordenador) para hacerte la pelota, sinó para darte un poco de caña.

    Ante tan detallado análisis, en el que eres capaz de ver la interpretación que Cecilia hace de una mancha como su intención de esconderse (y no un simple pitorreo a un tio que intenta analizar sus problemas con cuatro manchas) me sorprende que, tras no dejar titere con cabeza (titere masculino), perdones y absuelvas a la madre.

    Cito tus propias palabras: “Tras la noche del baile, las chicas son condenadas por su madre (más bien por Trip) a un encierro inapelable” NORL! Son condenadas por la madre, no te engañes. Lo de Trip lo podemos analizar en otro momento, el porqué desaparece su pasión por esa chica (pasión voluntariamente alimentada por ella) y el porqué la abandona en tal momento. Pero eso no influye nada en la decisión de la madre, le da igual, lo único que le importa es que su niña ha roto su círculo de protecció y ha ido donde ella cree que no está segura. El comportamiento de Trip poco hubiera variado el desenlace, creo yo.

    Los hombre machistas son malos para el desarrollo de la mujer, pero las mujeres machistas son peores.

  5. Remedios Red dice:

    Bueno, te saludo como primer comentario del 2007 en ésta entrada, sino estoy muy equivocada.

    Cuando vi la película, tenía poco más que la edad de Cecilia y más allá de que me rompió el corazón, pude percibir algo que sólo he logrado descifrar una vez que leí tu explicación: la ironía. Supongo que encuentro algo triste que no apareciera ningún héroe. Pero supongo que no es un cuento de Disney, ni tiene por qué serlo.

    Me adhiero, sin embargo, a que el castigo de la madre de Lux es impactante. La mujer machista atenta contra sí misma, eso es verdad. Pero hay que recordar que termina siendo, el padre, una especie de fachada, otra ironía: No es lo suficientemente fuerte como para imponerse a su esposa, más allá de que ella luche a favor del sometimiento de sus hijas, lo que en teoría, debería hacer que se sintiera feliz. Podrá haber mucho Edipo, pero también apreciamos que no hay Electra alguna en esa película. Las muchachas Lisbon parecen estar aisladas en si mismas. Pero en cierta forma, la madre es una más de ellas, no tanto así como el padre. Esa mujer es una Cecilia que no renuncia a la vida monótona que le espera. El resultado que les espera.

    Tu habilidad es impresionante a la hora de exponer y argumentar. Sin embargo, tengo la impresión de que le falta el “enigma”. Lo rodea, sin alcanzarlo. Tal vez la intención de Coppola era esa, por lo cual no podía filmarse de otra manera, ni revelarse más de lo que hemos sabido como expectadores de la mano de los mirones. Como aproximación, no está nada mal.

    Tengo que reconocerlo: Es la primera reseña con la que me topo en español, que no tira por tierra a Sofía. Eso da muchos puntos. En fin.

  6. Anónima dice:

    Prro Kminero: Ya señalé hace casi un año que me parecía un simbolismo valioso el del humo de los discos (de hecho, más adelante la propia Lux afirma “Nos estamos ahogando”), pero yo insisto en nombre de la autora en que el encierro es en todo caso simbólico: ¿quién concibe que una madre que pasa por cuerda impida a sus hijos o hijas cumplir con la enseñanza obligatoria? Entiendo que se puede construir un puente que enlace esta historia con la disparatada herencia cotidiana del psicoanálisis y las frustraciones maternas que imploran a sus crías resarcimiento. Sólo que a mí eso no me parece que lleve a ningún sitio. Desde mi punto de vista, la madre es cómplice del patriarcado, como mecanismo de represión de las mujeres. Y esto puede relacionarse con su religiosidad enfermiza. Seguramente en un plazo más largo no habría puesto ningún impedimento en entregar sus bellas flores a un varón dispuesto a pasar por la Iglesia antes de separarles las piernas.

    Un saludo.