Después del pez espada, pez martillo y pez polla nos llega el pez pistola

¡Cojonudo! Si ya quedaban pocos sitios donde pasear con tranquilidad sin que te atracaran, te atemorizaran, te encontraras con borrachos, con niñatos o con niñatos borrachos, a partir de ahora ya ni un bañito en el mar nos podremos dar.

Parece ser que el ejercito de delfines de los Estados Unidos se ha escapado. ¿Ejercito de delfines? Si, señores mios. Ya desde los tiempos de la Guerra Fría los EEUU han estado entrenando delfines para hacer misiones de reconocimiento, de busqueda de minas y ¡oh, dios! de ataque a submarinistas. Para ello, los tenían equipados con dardos envenenados que adormecen al objetivo.

DelfinLos pobrecitos delfines estaban encerrados en sus bonitas jaulas, pero con la llegada del Katrina se ve que el cuidador se hizo caquita encima y salió corriendo, no fuera que le pillara por allí. Dicen las malas lenguas que cuando iba por la autopista a 170 km/h intentando escapar del huracán se le oía decir: “mmmm, creo que me dejo algo… si, si, seguro… ¿me habré dejado la luz del comedor encendida? ¿a ver si no he cerrado la llave del gas?” En realidad, lo que se había olvidado es de cerrarle la puerta a los delfines, asi que estos, ni cortos ni perezosos se largaron de allí pitando, tu dirás.

Y ahora tenemos un mini-ejercito de delfines soldado paseándose por dios sabe donde con pistolitas de dardos en la espalda. Menos mal que el delfín es la segunda especie más inteligente del planeta, por delante de la mayoría de hombres, de la mayoría de mujeres y de todos los soldados, menos uno que plegó al ver de que iba todo eso. Sino aun nos encontraríamos casos de delfines disparando a quemarropa contra inocentes bañistas londinenses (ay, que en Londres no hay playa) por sospechosos de terroristas.

En fin, no se ustedes, pero a mi, que ya me gustaba poco la playa, me van a ver poco bañandome en el mar a partir de ahora. Y es que soportar niños jodiendo con la pelota, señoras que nunca deberían haber aprendido la palabra topless, imbéciles con el reggaeton a todo trapo y cañas a cinco euros en el chringuito tiene un pase. Pero que venga a tocar lo que no suena un delfín, con lo monos que son, por ahí no paso.

Por cierto, supongo que esto le dará un nuevo significado a ese estúpido jueguecito de “hacer el muerto” en el agua, en el cual más de uno debe haberse ahogado.

5 Comentarios to “Después del pez espada, pez martillo y pez polla nos llega el pez pistola”

  1. Sebastián Tweddle dice:

    Les aconsejo vean esa página, para lograr un mundo mejor,aquí les pongo algo del pez martillo:
    Pertenece a la familia de los esfírnidos, inconfundible por la cabeza aplanada y prolongada lateralmente por dos lóbulos macizos , lo que le proporciona ese aspecto de martillo. En el extremo de los lóbulos se sitúan los ojos, lo que supuestamente facilita la detección de las presas. El vientre blanco contrasta con el dorso, que es gris marrón o de color aceituna. Puede llegar a alcanzar los 4 m y acercarse a los 150 kg., siendo muy poco frecuente que ataque al hombre. Existe una especie mayor, algo más peligrosa, que puede superar los 6 m y pesar 450 kg; es el gran tiburón martillo o Sphyrna mokarran. Tiene un gigantesco cuerpo de piel lisa y brillante, en forma de torpedo, se desliza amenazadoramente, por el agua azul, sobre un arrecife de corales. Sus mandíbulas enormes muestran dientes muy afilados. ¡Su hambre insaciable puede estallar de repente en un ataque despiadado!
    Esta es la imagen que se forma en la mente de casi todo el mundo en cuanto escucha la palabra tiburón. Se cree que el tiburón es un pez muy grande que se alimenta de carne y ataca a la gente. Ahora bien ¿qué hay de cierto en esto?
    Por principio de cuentas, no hay solamente un tipo de animal con el nombre de tiburón. Se entiende por tiburón cualquiera de unas 340 especies de peces que, junto con los rayiformes y las quimeras, se distinguen claramente del gran número de especies de peces teleósteos (óseos) por su esqueleto cartilaginoso. Unos cuantos son la viva imagen del gran cazador, veloz y con dientes afilados, pero muchos no.
    Por otra parte, no todos los tiburones son grandes (algunas especies miden poco más de 30 centímetros de largo y hay una que no llega a los 13 centímetros), ni todos son veloces (algunos son tan lentos que parecen estar medio dormidos aun cuando nadan, y otros permanecen inmóviles gran parte del tiempo en el fondo del mar), ni todos poseen una dentadura afilada. Hay unos con dientes puntiagudos, angostos y cónicos, y existe una especie con dientes anteriores que parecen formar un bloque de concreto dentellado. Este es mi trabajo para presentar en mi colegio.
    CHAU AHORA TENGO SIETE A

  2. consulta dice:

    existe el pez polla?

  3. amelia dice:

    mas fome las cuestion no sale lo k uno busca agan algo bueno po
    si = tienen cualkier plata longi

  4. Tranca-Man dice:

    JUAS:

    http://www.pezpolla.com

  5. viviana dice:

    muestren mas videos