Atentados y libertad

Quería escribir algo sobre los atentados, pero la verdad es que no me veo con ganas. Pero entonces he visto lo que Blair va a pedir a la Unión Europea: poder para controlar las llamadas telefónicas y correos electrónicos. Una petición de este tipo puede ser comprensible después de un gran atentado en el país, pero los políticos deberían ser conscientes que no pueden hacer análisis a la ligera sobre las consecuencias que ha de traer un atentado como éste.

El control de las comunicaciones siempre lleva a la pérdida de la privacidad y libertad de comunicación, tenga el pretexto que tenga. Lo que no podemos hacer es, cada vez que haya un atentado importante censurar las libertades de los ciudadanos que sufren los atentados ya que eso ni va ayudar a identificar a los autores (aunque para averiguar a los autores morales solo hay que preguntar a la COPE) ni para evitar próximos atentados.

Sirva el hecho que, en Londres hay cerca de 4 millones y medio de cámaras de vigilancia, y eso no ha conseguido evitar los atentados, puede que sirava para identificar a los autores. El control de las comunicaciones no servirá ni para una cosa ni para la otra, ya que si quieres que no puedan leer tus comunicaciones ya te encargas de eso y a los únicos a los que nos van a leer los mensajes y a escuchar las llamadas será a los ciudadanos.

Aunque parezca un tópico, nunca debemos perder de vista la frase de Benjamin Franklin: “Los que cambian su libertad por su seguridad no merecen libertad ni seguridad“. Es un tema muy importante aunque no lo parezca para la gente no ducha en temas de seguridad informática, pero tarde o temprano, esperemos que mas temprano que tarde, se darán cuenta de lo que han ganado (si evitamos estas legislaciones), o de lo que han perdido (si no las evitamos).

Y para acabar de resaltar que los políticos no quieren este tipo de control para identificar autores de atentados o evitarlos, solo hay que preguntarse porqué caen en una paradoja como la de decir que: “los que hacen este tipo de atentados quieren reducir a cenizas nuestras libertades y nuestra democracia”, pero después de cada atentado los únicos que quieren reducir nuestra libertad son los políticos.

Los comentarios están deshabilitados.