Otra vez a la carga, a mi me carga para la izquierda

Logo Ligre
¿Es Superman?, ¿es un avión?, …..

Hoy, día 7 de enero de 2004, podemos das por finalizadas las fiestas navideñas. Ahora nos toca la vuelta, cada uno a la que le toque: vuelta al trabajo, vuelta al cole, vuelta a la facultad, …. y aunque algunos ya teníamos ganas de pasar página y cesar la Navidad, es una vuelta dura. Y gracias a ésto me he propuesto empezar el año con fuerza, cargando contra los políticos, especialmente los que gobiernan este país.

El PP durante la última legislatura, principalmente, se ha dedicado a desgraciar las costas gallegas, ayudar al Gran Hermano a invadir “preventivamente” un país (para los despistados, EE.UU e Irak, respectivamente), clausurar periódicos con el pretexto de la seguridad nacional (cada día me recuerda más al yanqui), acusar repetidamente a los que no opinen como ellos de terroristas (hasta el punto de equiparar a ERC, un partido que no tiene nada de izquierda, ni de republicano, con ETA), intentar encarcelar al presidente autonómico que proponga un referéndum sin su consentimiento, querer enviar a los alumnos que, gracias a su reforma de la ley escolar, fracasen al ejército (enlace), y un sinfín de acciones que el mismo generalísimo hubiera firmado, o en su defecto hubiera sido el, en aquel momento, jovencito Fraga Iribarne.

Pero hay una esperanza amigos míos, diréis: “no es posible, yo que pensaba que ya habíamos tocado fondo y no había salida”. Pues tranquilos, retiraros las sogas del cuello, tirad las inyecciones letales, y dejad de barnizar la cruz en la que os ibais a crucificar porque ha llegado el HOMBRE que inculcará a este país modernidad, tolerancia y talante integrador que nos hará llegar al primer puesto en la lista de países “modernos”. ¿Quién es este personaje?, os preguntaréis, ¿es Santiago Carrillo? (no hombre, no, el Santi ya no está para estos trotes), ¿es Zapatero? (…. quién ha dicho esta imbecilidad), ¿es Rajoy? (sí, sí, nombrando a Ana Palacio como portavoz, ¡no te jode!). Vais muy errados amigos míos, el hombre que realizará tan ardua tarea se llama Alejandro, Alejandro Agag. No me miréis así, y no, no me he bebido la botella de amoniaco del lavabo.

Alex, como le llaman sus amigos (si es que tiene), es un persona (creemos) que goza de unos estudios muy buenas, de una educación sin igual y conoce profundamente los entresijos del gobierno. Estas cualidades harán de él el mejor presidente que tendrá este país. Antes de que definitivamente cerréis vuestro navegador de Internet y no volvais nunca más a visitar nuestro humilde Fanzine, mirad esta foto donde se puede apreciar perfectamente el talante tolerante y abierto de nuestro Alex.

Así que pensad amigos míos, aunque creáis que no hay esperanza…. no la hay, tenéis razón.

Los comentarios están deshabilitados.