Esos niñatos que nos mandan

ITER
Si alguno de vosotros ha seguido las noticias ultimamente os habreis enterado un poco de que iba todo el tema del ITER. Para los que no y para los que querais saber un poco más, aquí teneis un artículo que pretende culturizar un poco a este país.

UPDATE: Como bien nos indica un lector, el proyecto ITER no pretende conseguir la fusión fria, sino simplemente un uso comercial de la fusión. Desde aqui pedimos perdón por la equivocación y la confusión que hayamos podido causar.

Es comprensible que personitas de 3, 5, 7 o 9 años se comporten como niños (claro, lo son) y que se peleen entre ellos, se tiren de los pelos, se arañen, se chiven y se griten: ‘Chincha rabiña’. Lo que ya no es tan comprensible que unos tipos que gobiernan el mundo (el mundo libre, tal como les gusta decir a ellos) tengan un comportamiento parecido.

Pongámonos en situación. El ITER es un proyecto que nace en 1985 como una colaboración entre la Unión Soviética, Estados Unidos, Europa y Japón con el objetivo de demostrar la posibilidad de la utilización de la fusión para fines pacíficos, es decir, la producción de energía eléctrica (la conocida como fusión fría). Para conseguir esto es necesaria una gran investigación de forma que no tengamos que invertir más energía de la que conseguimos en el proceso. Para ello, el proyecto ITER pretende construir un reactor experimental donde se prueben y se investiguen estas tecnologías.

En Europa se propusieron dos candidaturas para ser presentadas ante el ITER. España presentó una candidatura para instalar el reactor en Cataluña y Francia presentó otra candidatura. La propuesta española implicaba una desembolso menor de dinero que la francesa, pero casualmente la decisión de que candidatura presentar ante el ITER se hizo después de que se produjera la invasión de Irak por parte de Estados Unidos, con la aprobación de nuestro presidente José María Aznar (no podemos decir con la aprobación del país, porque no la hubo en ningún momento) y con la oposición frontal de Francia y Alemania. Así que cuando se hizo la votación sobre que sede presentar estos dos países castigaron a España por su participación y apoyo en la guerra y finalmente Francia ganó la candidatura y aquí, en España, nos conformamos con la “magnífica” Copa América de vela (oohhh, gracias..)

Pero, como dice el refrán, quien a hierro mata a hierro muere. A finales de Diciembre, representantes de varios países se han reunido en Washington para decidir el emplazamiento final del reactor, Japón o Francia. Pero, al parecer, no se ha podido llegar a un acuerdo, ya que los Estado Unidos se han opuesto a que Francia consiga el reactor como castigo por su oposición a la guerra. Así, la reunión ha resultado infructuosa y deberá repartirse, probablemente a finales de Enero o mediados de Febrero.

Y porqué tanto interés en albergar este reactor? Siendo ingenuos podríamos pensar que sería un gran orgullo para una nación que la investigación y el descubrimiento de la fusión fría (en el caso que lo consigan, cosa que tampoco es segura) se produjera en su territorio con una aportación científica mayoritariamente nacional. Pero siendo desconfiados podemos imaginar la razón principal, que no es otra que la gran cantidad de dinero que esto movería y que sería mayoritariamente atraído hacia el país que dispusiera del reactor.

Y así tenemos a nuestros políticos, discutiéndose como niñatos, gritándose: ‘Ya no te estoy’, ‘Pues me chivo a la profe’ y tonterías similares, mientras nosotros los observamos con cara de asombro (bueno, yo últimamente ya no, hace tiempo que pocas cosas consiguen asombrarme) y pensando que si nosotros hiciéramos esto en nuestro lugar de trabajo ya haría tiempo que nos habrían echado. Pero no pasa nada, sigamos votándoles en las próximas elecciones y que se sigan dedicando a sus estúpidos jueguecitos infantiles, nosotros a lo nuestro, verdad?

Los comentarios están deshabilitados.