Turbo-Beatificaciones, por el Amigo Karol

Vaticano
Nuevo artículo de uno de nuestros redactores sobre nuestra amada y venerada Iglesia Católica Apostólica y Romana (como los calamares), que querríamos aprovechar para exigir el fin de la detención ilegal y condena a trabajos forzados del ciudadano polaco Karol Wojtyla.

Estaba el otro día pensando en lo mucho que se precisa para ser santo/a o beata/o después de ver las noticias sobre la beatificación de la Madre Teresa de Calcuta a la que en este artículo nos referiremos como Agnese Gonxha Bojaxhiu ya que ese es su nombre real. Dicen los expertos que era la monja favorita de Karol dicen que porque era la única que seguía las enseñanzas de un tal Jesús (del que no sabemos el apellido) cuidando moribundos indios en Calcuta. Pues a lo que íbamos, para ser santo/a necesitas que se te reconozcan al menos 3 milagros y para ser beata/o necesitas 1 milagro confirmado.

Leyendo los artículos referentes a esa noticia me saltó la vena curiosa ya que en todos los artículos comentaban que uno de los milagros atribuidos a Agnese es la curación total de una mujer india que padecía un tumor en el estómago. “Eso es algo serio”, pensé para mi mismo y me picó aún más la curiosidad ya que es un tema espinoso y difícil de tratar en público, el de los tumores. Al indagar sobre el milagro que se confirmó como cierto, descubrí que había una gran confusión sobre cómo se había producido el milagro. Leí una frase en una página web que decía Le colocaron en el abdomen una medalla que perteneció a la Madre Teresa y en un primer momento no me percaté de lo interesante de la frase ya que me quedé con el hecho que con una medalla se hubiera sanado a una persona de un tumor. Pero luego se me abrieron los ojos como platos al releer la frase y percatarme del tiempo verbal, “perteneció!!, como que perteneció!!”, me dije, y luego descubrí que no era ningún error sino que el milagro que se le atribuía ocurrió un año después de su muerte. No salía de mi asombro así que seguí “investigando” y llegué a otro sitio web en el que se afirmaba que la mujer fue curada cuando rezaba delante de una foto de Agnese, y para más inri (jeje) la declaración de la mujer era de esta índole: Al entrar en la capilla, vi una fotografía de la Madre Teresa y sentí como si una luz saliera de la fotografía hacia mí y me quedé paralizada. Luego las hermanas rezaron por mí y me quedé dormida. Cuando me desperté a la una de la madrugada vi que el tumor había desaparecido. Así que si se trata de hombres o mujeres que dicen que los extraterrestres les han abducido y realizado experimentos (la mayoría de ellos anales), no cuela y son tachados de chalados, pero si es una mujer que dice que se curó cuando una luz salió de una foto, le vale a la persona que esta fotografiada la beatificación.

Y como aún tenía tiempo para seguir buscando por Internet, me encontré con más “milagros” en la página iglesia.org en los que se aseguraba que: En otro caso (refiriéndose a otros milagros de Agnese), una mujer francesa en los Estados Unidos se rompió numerosas costillas en un accidente de tránsito, pero quedó curada milagrosamente por llevar en su cuello una medalla de la Madre Teresa. Finalmente, una joven palestina que sufría de cáncer afirmó que quedó curada luego de que la Madre Teresa se le apareció en sueños y le dijo: “Niña, estás curada”. En definitiva, todos los “milagros” que se le atribuyen se cometieron cuando Agnese ya estaba difunta, ¿¡esperan que nos creamos eso!? Si es así yo pido que canonicen o en su defecto beatifiquen a Yasmine Bleeth ya que una vez, hace muchos años, se me apareció en sueños y me dijo: “Fóllame”, y yo me levanté con lo que tenía toda la pinta de ser una polución nocturna.

Y para los que ya estén indignados conmigo por este artículo les diré que no tengo nada en contra de Agnese Gonxham ya que creo que dedicar la vida a cuidar gente en una de las zonas con más pobreza y enfermedades de este planeta es una tarea que requiere un sacrificio y una voluntad solo dignas de una gran persona. Mi crítica va totalmente dirigida a una organización que nos intenta hacer creer dogmas absurdos, milagros que probablemente nunca ocurrieron, reencarnaciones en un paraíso celestial o jerarquías militares de ángeles en el cielo; y cuya fortuna probablemente erradicaría una parte del hambre en el mundo, pero supongo que sin esa hambruna sistemática que padecen algunos países, el vaticano no podría apuntarse tantos sobre la solidaridad y tampoco podría evangelizar a los que padecen el hambre (y todos sabemos lo que significa evangelizar).

Nota: buscando la información he encontrado links interesantes como éste en el que puedes averiguar el nombre de tu ángel o éste en el que se explica la absurda jerarquía militar celestial (ya sabéis al enemigo hay que conocerle)

Los comentarios están deshabilitados.